sábado, 13 de febrero de 2010

ESTRUCTURA DEL TEXTO: LA COHESIÓN

LECTURA DE ENTRADA: CUALQUIER PARECIDO
Dicen los cronistas que cuando los españoles llegaron a las cos­tas de Colombia creyeron haber en­contrado el paraíso. Lo mismo (3) pen­saron millones de televidentes cuando vieron las primeras imágenes de las islas panameñas donde los participantes del programa de televi­sión Expedición Robinson iban a con­vivir y realizar sus pruebas.(1) Sin em­bargo, tal como sucedió en el actual territorio de Colombia, la idea del paraíso muy pronto le dio paso a otra (4) menos romántica. Intrigas, compo­nendas, pactos secretos y trampas en medio de aguaceros inclementes y nubes de mosquitos han sido el día a día de los protagonistas del progra­ma. (...)
Expedición Robinson cada vez se pare­ce menos a Robinson Crusoe y cada vez más a Colombia. Para comenzar, a lo largo del programa han sido eli­minados los que más recuerdan a Robinson Crusoe y, de paso, al este­reotipo del colombiano bueno que ilustra los comerciales instituciona­les de empresas que creen en lo nuestro: "Madrugador, emprendedor, trabajador, echado pa'lante, recursivo, generoso, solidario". En Expedición Robinson, como en Colombia, las co­sas no son como suelen ser. Al cierre de esa edición, y tras la insólita eliminación de Mauricio, sólo queda una aplastante mayoría de marrulle­ros, aprovechados, paranadas, vagos, los que pasan de agache y saben pes­car en río revuelto (...)
Colombia en miniatura
Si la misión de quienes escogieron a los concursantes era lograr una re­presentación cabal de Colombia y su historia reciente, hay que felicitar­los. Hicieron su trabajo de maravi­lla. Veamos por qué.
Al comienzo, como en los cuentos de hadas (y los textos de historia pa­tria) había dos tribus. Los atchas y los ukups, que parecían tan nobles, sólidas y consolidadas como el Parti­do Conservador de Caro y Núñez y el liberalismo de Olaya Herrera, Ló­pez Pumarejo y Santos. Es más: en aquellos primeros dos o tres capítu­los se podía creer en las institucio­nes, es decir, en el consejo de la tri­bu, en el que unos "repúblicos ungidos por la providencia para detentar los más altos designios de la patria y en' centrar una luz detrás del túnel" se en­cargaban de expulsar de la isla a quienes eran inferiores a sus respon­sabilidades (...)
Luego, la mecánica del concurso de­terminó que las dos tribus se convir­tieran en una sola.
Vaya, vaya... lo mismo le pasó a Co­lombia durante el Frente Nacional. Los partidos se acabaron, las ideolo­gías se diluyeron y, tanto en Expedí' don Robinson como en Colombia, comenzó la rapiña desvergonzada, la milimetría, la operación avispa, la manguala y el contubernio. Las ma­las lenguas hablaban de un grupo de Robinson que se había puesto de acuerdo para repartirse entre unos pocos el premio único de 200 millo­nes de pesos y sacar de la isla a los que no formaran parte de esa rosca.
Hay que ver las razones que esgri­mieron para sacar a Mauricio, el ar­quitecto que les construyó cambu­ches decentes, el que madrugaba para prender el fuego. Dijo Annie: "Te queremos mucho, hemos aprendido mucho, pero ya cumpliste un ciclo con nosotros"...(2) Y Rafa, como buen polí­tico de la Costa —de esos que piden la palabra en los debates televisados para que los vean en su región—, habló mucho pero no dijo nada y no se supo por qué razón debían sacar a Mauricio.
Cuando lo expulsaron de la isla, Mauricio dijo a manera de conclu­sión y moraleja: "Esto me confirma lo que siempre he pensado. Al final sólo va a quedar una sopa de desperdicios". Eduardo Arias, en revista Semana, Bogotá, No. 1021, noviembre de 2001.
v Para que un mensaje pueda ser comprendido, debe estar estructurado, es de­cir, debe organizar sus elementos en forma de texto. El texto no es la suma de oraciones aisladas, sino un conjunto de oraciones relacionadas entre sí. Estas relaciones son las que constituyen la estructura textual y organizan el men­saje como un todo comprensible. El texto tiene una extensión variable y puede estar conformado por una oración, un párrafo o más de un párrafo, ej. un texto puede ser una oración: Más que un concurso de sobrevivencia, Expedición Robinson es una parodia de Colombia. Un texto también puede ser todo un artículo, como el de Eduardo Aras.

La característica esencial de un texto no es su extensión sino la textualidad, la cual hace que el texto lo sea; esa textualidad se da gracias a dos elementos la coherencia y la cohesión.
LA COHESIÓN: Establece relaciones particulares entre las oraciones y el léxico (palabras), por tal motivo se diferencian dos clases de cohesión: Gramatical
Sea por ejemplo en el fragmento (1), la relación entre la primera y la segunda oración se da por el elemento lo mismo, que hace referencia al contenido enunciado en la prime­ra: la idea de haber encontrado el paraíso.
LOS ELEMENTOS COHESIVOS: Existen varias clases de elementos cohesivos, para el efecto solo veremos por ahora el referencia.
En la lengua, existen elementos que no tienen un significado propio, para ser interpretados se necesita de otro elemento que se encuentra en el texto o fue­ra de él; sea el caso por ejemplo: En el fragmento (2), el pronombre personal te tiene como referencia a Mauri­cio y sólo podemos comprender a quién se refiere si volvemos a la oración anterior. El pronombre es el elemento que permite la relación entre la primera oración y la segunda.
La referencia puede ser de dos tipos: la intratextual (interior al texto, como el caso del ejemplo) y la extratextual (exterior al texto). Pero para la cohe­sión sólo interesan las referencias intratextuales.
LA REFERENCIA INTRATEXTUAL: Entre los tipos de referencia intratextual, se puede mencionar la personal (ex­presada en pronombres personales y posesivos); la demostrativa (pronom­bres demostrativos y el artículo definido) y la comparativa (representada en verbos comparativos y adjetivos). La referencia intratextual puede ser anafórica, cuando se refiere a algo que se enunció con anterioridad en el texto, o catafórica, cuando se refiere a algo que se mencionará posteriormente en el texto. Sea el caso por ejemplo (3) la relación entre la primera y la segunda oración se da en la expresión lo mismo (comparativo) y el sentido está en la idea del paraíso presente en la oración anterior (referencia anafórica). En el caso (4) el sentido de otra se aclara en la oración que le sucede: intrigas, componendas… (referencia catafórica).REFERENCIA PERSONAL: Constituida por los pronombres personales y posesivos; eje. TE


REFERENCIA DEMOSTRATIVA: Constituida por los determinantes y adverbios demostrativos, mediante ellos el hablante señala y localiza el referente; eje. Expedición Robinson se grabó en una isla de Panamá. Allí vivieron los concursantes 45 días. Los demostrativos establecen este tipo de cohesión, ellos son: este (a), estos (as), ese (a), esos (as), aquel, aquello (a), y los adverbios aquí, ahora, allí…
REFERENCIA COMPARATIVA: Expresa relaciones de igualdad, semejanza o diferencia; se manifiesta a través de adjetivos y adverbios. Eje. Luego, la mecánica del concurso de­terminó que las dos tribus se convir­tieran en una sola. Vaya, vaya... lo mismo le pasó a Co­lombia durante el Frente Nacional. (igualdad).
LA COHERENCIA, a diferencia de la cohesión, no es la relación superficial entre las oraciones sino que ella organiza la información semántica del texto (significado), actúa en un nivel más profundo (supratextual). Es la forma como se organizan los conte­nidos del texto en función de un tema general. Por ejemplo: el tema general del texto es el programa Expedición Robinson, el cual se organiza, a través de comparaciones, con temas secundarios como la política o la historia de Colombia. Por medio de la coherencia el lector reconoce el tema y la estructura de un texto; mediante ella se determina la macroestructura y la superestructura.
MACROESTRUCTURA: Es el mecanismo mediante el cual se organiza la información de un texto a través del establecimiento de relaciones jerárquicas. Es la información global que quiere transmitirse y se integra por el tema de las oraciones relacionadas entre sí (subtemas); en las oraciones temáticas se relacionan conceptos o ideas que se tienen acerca del evento que se desarrolla (palabras claves). Sea el caso:

LA SUPERESTRUCTURA: Caracteriza el tipo de texto independientemente de su contenido. Es el esquema al que el texto se adapta, al igual que la macroestructura es una estructura global, es decir, no se da con relación a oraciones o secuencias aisladas sino con el texto total. La diferencia se da en que la macroestructura es semántica (organización conceptual del tema) y la superestructura es el esqueleto (esquema, forma del texto). Existen textos convencionalizados, fáciles de identificar la superestructura, mientras que en otros no es fácil determinarla (fábula, la historia se cierra con una moraleja).
La superestructura determina si el texto es narrativo, argumentativo o expositivo. (Eje. Superestructura texto periodístico).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada